lunes, 8 de octubre de 2012

Reseña 2: ¿Y las fuentes?

La Universidad de Bogotá JORGE TADEO LOZANO es una institución educativa dedicada a la formación de individuos competentes y balanceados tanto académica como artísticamente. Es reconocida por organizar algunos festivales en los cuales se reúnen los diferentes grupos de danza de las diferentes universidades. También contiene grupos investigativos enfocados en la historia de la danza; en esta entrega se trabajara sobre la sección NUESTRAS  CONSTRUCCIONES que fue entregada al público en la  revista Nº 77 de La Tadeo que tenía el titulo "Danza Contemporánea, Cuerpo y Universidad". En esa publicación los autores: Atuesta, Juliana; Navarro, Ana Milena; Gontovnik, Mónica; y Noriega, Zoaiza. Junto a las fotografías de Zoad Humar describen su experiencia dentro del grupo investigativo.

 Ellos relatan  que ante la escases de fuentes en revistaron a 30  figuras representativas de la danza contemporánea en Colombia de diferentes generaciones. En esas entrevistas hacían un gran número de preguntas que iban desde sus vidas privadas hasta sus conexiones con el desarrollo del arte. Los autores atribuyen la falta de fuentes al hecho que la danza es una acción del cuerpo y no existe forma de recuperar ese momento. Afirman que existen archivos privados con información pertinente y que por lo general estos han sido formados por los mismos artistas.

Yo no podría estar más de acuerdo con la afirmación de la escases de fuentes. No existe información de la danza disponible con gran facilidad. Toma un gran tiempo y esfuerzo buscar, encontrar y valorar la data. Y para convertir esa data en información toma mucho mas tiempo ya que esta entremezclada entre los hechos y los sentimientos de los autores. La mayor parte de los casos es una melcocha agria de información basura, no pertinente, y relatos personales que si bien son importantes, aportan poco o nada al desarrollo de la danza.

Tal vez para la historia lejana el hecho que no existan fuentes se debe a que la danza es un acto kinestetico que desaparece en el acto. Pero con las técnicas modernas (desarrolladas y mejoradas constantemente por compañías como Canon o Samsung) se hace posible la grabación y documentación de las diferentes técnicas y modelos que caracterizan el arte ¿Quién no ha visto una cámara de video? Es posible que en los pueblos más alejados y aislados todavía no llegue el milagro de la tecnología moderna. Pero en los ambientes en donde se ejecuta la danza sin duda alguna existe y está al alcance esta tecnología. No solo en los claustros más lujosos; en Colombia, existe casi un celular por habitante y una gran parte de estos llevan esta tecnología.

Claro que se necesitan técnicas y conocimientos para extraer la información de estos dispositivos. Pero es inaceptable decir que las fuentes no existen por ser un acto del cuerpo. Si es por algún motivo es porque hasta el momento los esfuerzos para documentar la danza no han recibido el apoyo que en un principio debieron haber tenido. Siempre ha sido opacada por otras cosas que con razones de peso eran más relevantes que el arte y nunca ha recibido el trato que se merecía.

La danza ha sido documentada de manera independiente por los diferentes artistas pero estos han dejado esta información como privada, por lo que la información que hoy en día está disponible es todo menos bueno. En conclusión se necesita que los grupos investigativos que abordan este tema sepan utilizar las herramientas audio-visuales para la documentación de las técnicas y su evolución a lo largo del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario